Reducción del tejido adiposo con Termolipólisis

Lic. María Gabriela Ruíz Blanco

La Termolipólisis es la aplicación de calor en el organismo con el objeto de acelerar el metabolismo de las grasas y lograr una reducción del tejido adiposo.

Cuando se habla de Termoterapia se debe tener en cuenta los diversos métodos para aplicar calor en el cuerpo humano y considerar que no todas las formas de aplicación lograrán un efecto reductor. El calor terapéutico puede ser aplicado por cuerpos sólidos calientes (arena, etcétera) semisólidos calientes (como barros, fangos) o por agua y gases (hidroterapia).

Para entender un poco más, es necesario saber que el calor puede transmitirse por 3 vías:

  • Conducción: transmisión de calor por contacto sin transferencia de materia. (Hot packs, bolsas de agua, arena etcétera)
  • Convección: transmisión de calor por la transferencia de la propia materia portadora del calor (aire seco, aire húmedo etcétera)
  • Radiación: transmisión de energía por medio de la emisión de ondas electromagnéticas o fotones (radiación térmica, onda corta, etcétera).

heatmodel sin equipo2

Diferencia entre Termoterapia y Termolipólisis

La Termoterapia es la aplicación de calor en cualquiera de sus métodos y puede generar diferentes efectos requeridos en el campo de la fisioterapia, como pueden ser relajación, analgesia o acción antiinflamatoria. Por su parte, la Termolipólisis logrará el objetivo del tratamiento (la reducción del tejido graso) siempre que sea aplicada con una longitud de onda determinada, con el tiempo y frecuencia requeridos, en pacientes adecuados y, especialmente, por un profesional idóneo.

Cabe aclarar que no todo tipo de calor generará la Termolipólisis. La misma simula un cuadro febril en el organismo mientras que la mera aplicación de mantas o fango u otro tipo de Termoterapia solo activará levemente las glándulas sudoríparas locales (depurando y aumentando las excretas de la piel). Ello no generará la reacción metabólica necesaria para la degradación de grasas, algo que sólo puede lograrse mediante la Termolipólisis.

Método de aplicación de la Termolipólisis

Para generar una verdadera Termolipólisis es necesario utilizar bandas corporales construidas con materiales especiales, que generen radiación térmica de una longitud de onda determinada, que se transmitirá calor por radiación térmica (obteniendo un calor profundo).

La aplicación deberá ser con una frecuencia de 2 veces por semana (con más de 48hs. de espacio entre ambas sesiones), con una duración de  aplicación de al menos 45 minutos, complementándose con drenaje linfático manual o con toda aparatología que favorezca la movilización de líquidos hacia la zona central del organismo (vacumdermomovilizacion, corrientes farádicas y galvánicas en miembros inferiores y abdomen).

Antes y durante la sesión se deberá controlar y registrar la temperatura corporal (debe llegar de 37°C a 38°C por el término de 40 minutos). Además se debe controlar la tensión arterial, la cual no debe bajar más allá del umbral 10/7. Puesto que los mecanismos que realiza el organismo para bajar la hipertermia son sudoración y vasodilatación, además de aumentar el metabolismo basal, se pueden esperar manifestaciones como relajación, baja de tensión arterial y sudor profuso.

Se recomiendan un total de 8 sesiones y luego un mes de descanso. En caso de ser necesario, se deberá repetir la serie de sesiones. Es importante recomendar al paciente que ingiera abundante cantidad de agua durante las semanas que dure el tratamiento y realizar una dieta hipocalórica e hipograsa.

Efectos fisiológicos de la Termolipólisis

La aplicación de las bandas en diversos segmentos y zonas del cuerpo (muslos, brazos, abdomen y glúteos) elevarán la temperatura corporal hasta 37 °C y 38°C, es decir, entre 1 y 2 grados centígrados más que la temperatura corporal normal. Esto simulará un síndrome febril y aumentará el metabolismo basal, lo que acelerará la reducción del tejido graso.

Los seres humanos somos mamíferos endotérmicos y homeotérmicos, lo que significa que auto regulamos nuestra temperatura de acuerdo a los grados centígrados que presenta el ambiente. Al ser endotermos, la principal fuente de producción de calor es interna y depende de la actividad metabólica.

Para perder calor por encima de la temperatura crítica superior, los homeotermos endotermos utilizamos el enfriamiento por evaporación (por cada gramo de agua que se evapora se disipan 540 calorías de energía) y la vasodilatación de los vasos sanguíneos periféricos. Así, al aumentar la tasa metabólica para incrementar la tasa de evaporación, la cantidad de calor eliminada por evaporación supera a la cantidad de calor producida por los procesos fisiológicos que aceleran la evaporación.

La mayor parte de las estructuras que componen al organismo pertenecen a alguno de estos tres tipos de moléculas básicas: aminoácidos, glúcidos y lípidos (también denominados grasas). En condiciones de hipertermia, el metabolismo se centra en sintetizar estas moléculas esenciales para la vida, degradándolas más rápidamente que en condiciones de temperatura normal para así utilizarlas como recurso energético.

Mecanismos de pérdida de calor

El sobrecalentamiento del área termostática del hipotálamo aumenta la tasa de pérdida de calor por dos procesos esenciales:

  1. Sudoración : Cuando el cuerpo se calienta de manera excesiva, se envía información al área pre óptica, ubicada en el cerebro, por delante del hipotálamo. Este desencadena la producción de sudor. El humano puede perder hasta 1,5 l de sudor por hora).
  2. Vasodilatación: Cuando la temperatura corporal aumenta, los vasos periféricos se dilatan y la sangre fluye en mayor cantidad cerca de la piel favoreciendo la transferencia de calor al ambiente.

La termorregulación autónoma es el proceso mediante el cual, a través del sistema nervioso autónomo, mecanismos internos controlan la temperatura corporal de manera subconsciente y precisa.

Contraindicaciones de la Termolipólisis

La Termolipolisis no es aplicable a cualquier paciente ,es por ello que deberán ser aplicadas por profesionales entrenados en la materia y realizar una precisa anamnesis del paciente, ya que cuenta con contraindicaciones absolutas como son:

  • Inflamaciones agudas
  • Cardiopatías descompensadas
  • Alteraciones de la tensión arterial
  • Áreas de insuficiencia vascular (várices severas)
  • Pacientes con cáncer
  • Embarazo
  • Infecciones
  • Problemas hormonales,
  • Problemas intestinales
  • Hemorragias
  • Divertículos
  • Insuficiencia hepática y renal
  • Malas condiciones de salud
  • Lesiones importantes en la piel.

Es importante remarcar que las pacientes que presenten un estado menstrual deben consultar detalladamente con el profesional para acordar si se suspenderá la sesión.

En resumen

La Termolipólisis es la aplicación de un agente físico especial (calor por radiación térmica, a una longitud de onda determinada) con el objeto de estimular el metabolismo de las grasas, disminuyendo así los tejidos adiposos.  El tratamiento deberá ser aplicado correctamente, evaluando muy bien a cada paciente y observando cuidadosamente las contraindicaciones para el tratamiento.

De más está decir que la mejor manera de perder peso y reducir el tejido graso es la dieta y el ejercicio controlado, pero para los profesionales especializados que utilizan la aparatología de última generación,  la Termolipólisis significa  una terapia muy contundente a la hora de realizar tratamientos para obesidad, sobrepeso y celulitis. Por tal razón se ha convertido en la opción más precisa y efectiva para lograr la reducción del tejido adiposo por acción del calor de radiación térmica.