Radiofrecuencia Fraccionada en el envejecimiento del contorno de ojos

Así como en todos los demás órganos, la piel y sus faneras adquieren características propias del proceso de envejecimiento. Muchos cambios en el rostro son también resultado del efecto de la gravedad actuando sobre la piel, cada vez más fina, seca y menos elástica. [1]

Se ha observado que el espesor del estrato espinoso de la epidermis se ve reducido en la depresión más baja de las arrugas. La disminución del espesor de la epidermis se debe a una reducción del número de capas celulares. Por otro lado, el estrato córneo de la arruga, a menudo se encuentra engrosado por la acumulación de corneocitos. La unión dermo-epidérmica se aplana y se torna lineal con el paso del tiempo. Esto es debido a una desaparición de las papilas dérmicas. En el fondo de la arruga, la unión dermo-epidérmica muestra modificaciones del colágeno tipo IV y VII que decrecen significativamente en cantidad. [2]

ojos

Los glucosaminoglicanos, sobre todo el Condrotín Sulfato disminuyen con la edad y la radiación solar, sobre todo en la base de la arruga. También se aprecia una atrofia de la hipodermis, con un engrosamiento de las trabéculas fibrosas, nuevamente, más pronunciado en la base de la arruga. [2]

En el contorno de ojos, donde la piel es más fina per se, donde hay un menor número de glándulas sebáceas y sudoríparas, (lo que compromete la hidratación y la humectación) y que se encuentra expuesta al pliegue constante del parpadeo, todos estos cambios histológicos y fisiológicos de la piel se exacerban.

El músculo orbicular de los ojos funciona esencialmente como el esfínter del párpado, responsable del parpadeo y del cierre del ojo. [1]

La contracción del componente orbital induce la formación de pliegues concéntricos que emanan del canto lateral, resultando en líneas cantales laterales o patas de gallo. [1]

La combinación de la gravedad, con la pérdida de la elasticidad tisular, el detrimento del tejido subcutáneo y la reabsorción ósea progresiva conduce a un desplazamiento  inferior inevitable de la región frontal. Con la edad, la posición de la ceja, progresivamente desciende desde el borde supraorbital a un punto en o por debajo de él. El exceso de flacidez en la piel y la debilidad del septo orbital permite a la grasa intraorbital herniarse, creando bolsas palpebrales. Ésto resulta en una acumulación excesiva de piel del párpado que acentúa la dermatocholasis y la apariencia de los pliegues. La ceja ptótica trata de contrarrestarse con una contracción, que  resulta en una contracción crónica del frontal, lo que contribuye a crear profundos pliegues frontales. [1]

El área periorbital es una zona particularmente popular para los tratamientos, siendo la tercera en el ranking de las cirugías estéticas. Sin embargo, presenta un número de dificultades y condiciones de seguridad. La cirugía de párpados suele utilizarse a edades relativamente tempranas debido a las limitaciones de las alternativas no quirúrgicas. [3]

Ésta región es una de las primeras en mostrar signos del envejecimiento, laxitud y líneas finas y arrugas. Las opciones de tratamiento son limitadas, debido a la naturaleza delicada de la piel en y las consideraciones de seguridad dada la proximidad al globo ocular.

La Blefaroplastía es el procedimiento de elección, sin embargo puede no ser una opción para determinados pacientes, debido al costo, riesgos asociados a la anestesia, riesgos en la cicatrización y el período de recuperación pos-operatorio que se requiere. [3]

La radiofrecuencia fraccionada sub-ablativa se ha demostrado segura, efectiva y con un apropiado costo-beneficio en el rejuvenecimiento de la piel peri-orbital. [4]

El tratamiento del párpado superior y las cejas con Radiofrecuencia Fraccionada puede ser comparado con una mejoría en la alteración volumétrica, dado que hay más regeneración tisular que ablación. Esto se manifiesta como una disminución en la laxitud de la piel, las arrugas finas, la hiperpigmentación y la luminosidad de la piel. [5]

Para la aplicación de Radiofrecuencia Fraccionada en la región palpebral se utiliza un aplicador pequeño con una matriz de 24 puntos que permite trabajar con precisión y destreza sobre la delicada zona peri-ocular. Ésto logra tratar las arrugas estáticas que se instauran a partir de una arruga dinámica no tratada a tiempo, disminuye la profundidad de los surcos y alisa las líneas finas, mejora la textura de la piel y le añade tensión al párpado inferior, disminuyendo la herniación de la grasa intraorbital con un resultado costo/beneficio sumamente favorable, sin tiempo de reuperación ni pos-operatorio de por medio, lo que le permite al paciente retornar a sus actividades instantáneamente. Un adecuado programa de cuidado solar debe implementarse para proteger las zonas tratadas, así como ciertos cuidados domiciliarios que potenciarán el efecto de la terapia. Es esperable un alto grado de satisfacción en pacientes con laxitud de leve a moderada en los párpados inferior y superior.

NOTA: Los tratamientos de Radiofrecuencia Fraccionada en zonas delicadas deben ser realizados por personal debidamente entrenado, para minimizar los riesgos colaterales que pueda traer aparejado dicho procedimiento. Considerando ciertas precauciones como evitar la aplicación directa sobre el globo ocular, no suelen presentarse complicaciones ni alteraciones a corto, mediano o largo plazo.

[1] Zimbler, M. S., Kokoska, M. S., & Thomas, R. J. (2001). Anatomy and pathophysiology of facial aging. Facial plastic surgery clinics of North America,9(2), 179-187.
[2] Contet-Audonneau, J. L., Jeanmaire, C., & Pauly, G. (1999). A histological study of human wrinkle structures: comparison between sun-exposed areas of the face. with or without wrinkles, and sun-protected areas. British Journal of Dermatology, 140, 1038-1047.
[3] Inglefield C. (2014) Open your eyes, RF treatment for the treatment of the periorbital region. Aesthetics Journal. Oct-2014.
[4] Casabona, G., Presti, C., Manzini, M., & Machado Filho, C. D. A. S. (2014). Radiofrequência ablativa fracionada: um estudopiloto com 20 casos para rejuvenescimento da pálpebra inferior. Surgical & Cosmetic Dermatology, 6(1), 50-55.
[5] Massry, G. G., & Azizzadeh, B. (2012). Brow and Upper Eyelid Surgery: Multispecialty Approach (Vol. 40, No. 1). Elsevier Health Sciences.

perfil marcelo

Lic. Marcelo Urquiza