10 consejos para ganarle a la celulitis

Todas las mujeres nos preguntamos en algún momento de nuestra vida que podemos hacer para combatir la celulitis. No existe una sola respuesta, tenemos que diseñar una rutina en la que podamos ir generando pequeños cambios pero significativos. La celulitis es considerada una patología que modifica la textura de los tejidos subcutáneos superficiales.  Alrededor del 90% de la población femenina la padece en cierto grado. Para entender mejor este complejo mecanismo es necesario recordar que inciden varios factores para que este proceso ocurra en la piel.

La mujer posee cinco veces más células grasas -y con un mayor tamaño- en la pelvis, muslos y nalgas, que en los demás sectores del cuerpo. En la pubertad, debido al estímulo hormonal es cuando se produce el mayor almacenamiento de grasa y retención de líquidos por parte de la mujer. Estos procesos se agravan por trastornos de la alimentación, el consumo de sustancias tóxicas, café, cigarrillos, alcohol, el sedentarismo, entre otros hábitos nocivos. Reducir la celulitis es una decisión que implica mantener hábitos saludables y constantes.

Acá te compartimos 10 consejos para que puedas comenzar a construir una rutina saludable:

1) Caminar diariamente:  Caminar es un ejercicio simple y que podés realizar en cualquier momento del día. Intenta disponer de tiempo para dar tranquilamente un paseo. Al pasear ayudás a reducir el estrés, que aumenta la producción de cortisol, hormona que estimula la acumulación de grasa, uno de los principales factores de aparición de la celulitis.

2)Dormir bien: El sueño repara la piel y le brinda salud. Dormir poco o dormir mal aumenta la producción de ghrelina, hormona que informa al cerebro que debe alimentarse. Respetar la rutina del sueño es fundamental: descansar 8 horas, ir a la cama siempre a la misma hora, dormir en un ambiente cómodo, etc.

3)No intentés bajar de peso de manera instantánea: Perder o ganar peso de manera brusca aumenta la aparición de celulitis. Si estás a dieta, es mejor evitar los regímenes “milagrosos” o que prometen pérdidas de peso demasiado rápidas. Además, el efecto rebote de las dietas favorece la aparición de flacidez lo que hace más visible la celulitis. Para adelgazar, lo mejor es combinar una dieta que nos permita perder peso de manera gradual y la práctica de ejercicio físico para moldear y tonificar el cuerpo.

4)Apostá por las ensaladas: Nada más natural y saludable para la piel que las ensaladas. Ayudan a prevenir la retención de líquidos y  mejoran la circulación. La acción depurativa, desintoxicante y diurética de las ensaladas se debe al alto contenido de agua, potasio, al bajo aporte de sodio, así como de los vegetales que las componen, como a la presencia de aceites esenciales que dilatan los vasos renales.  Las hortalizas aportan beta-caroteno, que se transforma en vitamina A, que renueva la piel y las mucosas, así como vitamina C, que mejora la producción de colágeno, una proteína que mantiene la piel tersa y sin arrugas.

                            

5)Hacé ejercicio: Subir y bajar escaleras, ir caminando al trabajo o salir a pasear en bicicleta, son algunas de las formas de mantenerse activas. Hacer alguna actividad en particular ayudará a mantener una rutina diaria de ejercicio. Para combatir la celulitis, combiná ejercicios aeróbicos y de tonificación. Una manera divertida de ponerte en forma y combatir de frente a la celulitis es practicando zumba.

6)Evitá el café, el tabaco y el alcohol: El café y el tabaco son vasoconstrictores, es decir, bloquean o lentifican la circulación de sangre, lo que impide la correcta oxigenación de los tejidos. Por su parte, el alcohol favorece la retención de líquidos y el aumento de grasas en el cuerpo.

7)Reducí el consumo de especias y sal: Las especias en moderación son saludables, pero el abuso de la pimienta y otras, además de irritar el estómago, contribuyen a la acumulación de toxinas en el organismo. Se recomienda evitar especialmente el glutamato monosódico. Por otro lado, la sal favorece la retención de líquidos y provoca la inflamación de los tejidos. Es recomendable elegir alimentos frescos y evitar los envasados. Un pequeño truco para disminuir el consumo de sal sin disminuir el sabor de los alimentos consiste en cocinar los alimentos sin sal y posteriormente, una vez cocinados, añadírsela.

8) Incluí la levadura de cerveza: Tomá tres cucharaditas al día. La levadura de cerveza es un hongo unicelular que se utiliza, entre otras cosas, para la fabricación de cerveza, pan y vino y proporciona una importante cantidad de proteínas y vitaminas del grupo B, un tipo esencial para una correcta funcionalidad bioquímica y metabólica del organismo. Estas vitaminas ayudan a metabolizar determinados nutrientes y son imprescindibles para mantener en buen estado el sistema nervioso y el sistema inmunitario.

9) Analizá el uso de medicamentos diarios: El uso frecuente de relajantes musculares, anti-inflamatorios y anticonceptivos orales contribuyen a la génesis y mantención de la celulitis y se debe considerar suspender el uso para favorecer la respuesta a tratamiento.

10) Revisá tu postura y vestimenta: Permanecer de pie por largos periodos de tiempo, así como el uso de tacos o ropa ajustada, dificulta la circulación sanguínea y el drenaje de las extremidades inferiores y/o abdomen.

Combinaciones con tratamientos

Se recomienda reforzar la rutina con un tratamiento con equipos de medicina estética. Se pueden combinar diferentes terapias para combatir la celulitis de manera integral. Deben utilizarse terapias que ayuden a la circulación como la presoterapia, que reduzcan medidas como la cavitación, y otras que contribuyan a la reparación de la piel como la radiofrecuencia.  Este combo de tratamientos logrará marcar una gran diferencia si se realiza un cuidado personal consciente y se lleva una rutina de buenos hábitos.

Existe un componente emocional que también tiene lugar en el organismo y se relaciona al estrés. Este factor contribuye directamente a la celulitis y a toda la salud del cuerpo en general. Es importante crear hábitos de cuidado personal de manera consciente que permitan mantener nuestra energía y cuerpo de manera alineada. Por eso te recomendamos que revises tu rutina diaria en general.

Visitá un médico o profesional de la medicina estética que te realice un diagnóstico completo que incluya pruebas termográficas, de imagen, valoración hormonal y nutricional para realizar un tratamiento a tu medida.

¡Desafiá a la celulitis!