Cuidá las pecas durante el verano

Los fototipos de piel bajos suelen requerir una serie mayor de cuidados a la hora de exponerse al sol, al cambio de clima y a otros factores externos que entran en contacto con la dermis.

Es muy importante  cómo cuidar las pecas en verano y evitar que aparezcan otros tipos de manchas en la piel.

Los cuidados básicos a la hora de exponerse ante el sol son los siguientes:

  • Evitar exposición solar en la franja horaria donde la penetración de los rayos es mayor (11 -16 hs).
  • Hidratar la piel al menos dos veces al día.
  • Proteger la piel de la radiación solar de manera integral: Aplicar protector solar, fotoprotección oral  mediante la ingesta de cápsulas ricas en antioxidantes que reduzcan la formación de radicales libres, y la utilización de prendas que actúen como barrera frente al sol (gorras, sombreros de ala ancha, sombrillas, prendas ligeras y de colores claros etc).

¿Qué protector solar debo elegir?

Para el cuidado de las pieles con pecas, el protector solar que recomiendan los dermatólogos debe reunir 4 características fundamentales:

  • Factor de protección alto: Los pacientes con fototipos bajos se queman fácilmente, por lo que deben utilizar un protector solar de factor alto (FPS 50).
  • Amplio espectro: El filtro solar debe proteger de los distintos tipos de radiación, es decir, rayos UVA, UVB y luz infrarroja.
  • Adecuado al tipo de piel de cada paciente: Hoy en día existen fórmulas específicas para pieles especiales, como anti-inflamatorias para las pieles sensibles o no comedogénicos para las que presentan acné.
  • Resistencia: Mejor cuanto más resistentes sean al agua, a la transpiración o al roce con la ropa.

¿Cómo se debe aplicar el protector solar?

  • Aplicar una buena cantidad: La cantidad de protector solar que necesitamos para cubrir bien el rostro es de unos 35 o 40 ml aproximadamente, es decir, algo más que una cucharada sopera.
  • Repartir bien el producto por toda la piel.
  • No olvidar zonas como las orejas o los pies.
  • Reponer con frecuencia. Al menos cada 2 horas y siempre después del baño.

Hidratación de la piel

El objetivo de hidratar la piel después del sol es doble. Por un lado, aportamos sustancias hidratantes y nutrientes que restablecen la humedad y ayudan a reparar la epidermis. Por otro, se restablece el manto hidrolipídico, para favorecer la retención del agua en la piel

¿Qué cremas debo utilizar?

Las mejores cremas hidratantes son las que poseen mayor concentración de principios activos como antioxidantes, humectantes, sustancias reparadoras y fijadoras del agua, como las siguientes:

  • Vitaminas E, C, B y B3
  • Ácido hialurónico
  • Ácidos grasos esenciales (Omega 3 y Omega 6)
  • Extracto de aloe vera
  • Urea
  • Péptidos de señal

Revisión por parte de un dermatólogo

Hay que consultar al Dermatólogo en caso de que se produzcan cambios como los siguientes:

  • Cambios en el borde, el color, el tamaño o la textura de las pecas.
  • Aparición de síntomas como picor, enrojecimiento, sangrado.
  • Aparición de otros tipos de manchas en la piel (léntigos, melasma, queratosis…)

Te recomendamos acudir a la consulta del Dermatólogo tras el verano, especialmente si ha habido exposición solar, con el fin de identificar posibles lesiones producidas por el sol.

Disfruta el verano y ¡Desafiá tu concepto de belleza!

Fuentes: IML e Infosalus