El envejecimiento cutáneo implica la desorganización del colágeno y la disminución de su producción, como así también una disminución en la cantidad de fibroblastos. Desde hace muchos años, la intervención quirúrgica es considerada como la mejor opción de tratamiento; sin embargo los pacientes optan por procedimientos menos invasivos, con menos tiempo de inactividad y resultados más modestos.

El deseo actual de los pacientes de lograr rejuvenecimiento con mínimos riesgos y con rápida recuperación ha aumentado el desarrollo de técnicas no invasivas, mediante tecnologías como radiofrecuencia, ultrasonido y energía lumínica; que se basan en la remodelación dérmica y la síntesis de nuevo colágeno.  

El envejecimiento cutáneo es un proceso biológico complejo, progresivo e irreversible. Está condicionado por determinantes genéticos individuales, factores nutricionales y el acúmulo de diversas agresiones ambientales, muchas de ellas influenciadas por la actividad laboral y/o diferentes estilos de vida.

El envejecimiento de la piel implica una disminución de varias actividades metabólicas, entre las que se encuentra la síntesis de colágeno y de enzimas implicadas en su procesamiento. El colágeno se desorganiza, observándose una disminución acentuada en el colágeno tipo I y tipo III en la piel expuesta al sol. Disminuye su producción debido a las alteraciones que se producen en los fibroblastos y existe mayor degradación del colágeno por parte de las colagenosas.

Aunque la intervención quirúrgica es el estándar de oro para la corrección de la flacidez facial, muchos pacientes optan por procedimientos menos invasivos que están asociados con menos tiempo de inactividad pero con resultados más modestos.

Se han desarrollado varios dispositivos para abordar estos cambios mediante la modificación del colágeno por acción del calor. El aumento de temperatura de la piel produce la desnaturalización de la triple hélice, en la cual los enlaces cruzados intramoleculares lábiles al calor se rompen y el colágeno experimenta una transición de una estructura cristalina altamente organizada a un estado aleatorio similar al gel. La contracción del colágeno se produce a través del efecto acumulativo del “desenrollado” de la triple hélice, debido a la destrucción de los enlaces cruzados intermoleculares termolábiles y la tensión residual de los enlaces cruzados intermoleculares termoestables. Después del acortamiento térmico agudo de la molécula de colágeno, se sigue un proceso reparador durante aproximadamente 1 mes 7. La mayoría de los estudios in vitro e in vivo sugieren que la temperatura en dermis debería acercarse de 45 a 65 ° C para lograr los resultados deseados en el colágeno. Sin embargo, por cada disminución de temperatura de 5 ° C, se necesita un aumento de 10 veces en el tiempo para lograr una similar contracción de colágeno. Por lo tanto, no existe una temperatura umbral real, y la cantidad de contracción está determinada por una combinación de tiempo y temperatura 8. El calentamiento a temperaturas suficientes estimula la neocolanogénesis. La cantidad de colágeno recién sintetizado aumenta significativamente y puede continuar hasta 6 meses después del tratamiento.

Los equipos de medicina estética, que contrarrestan los efectos del envejecimiento, funcionan a través de un mecanismo similar. Todos se esfuerzan por suministrar suficiente calor a través de radiofrecuencias, ultrasonidos o energía lumínica (luz pulsada intensa) que penetra en la dermis, causando una contracción inicial de las fibras de colágeno, seguida de una remodelación dérmica y, finalmente, la síntesis de nuevo colágeno.

Radiofrecuencia

Esencialmente, los dispositivos de radiofrecuencia (RF) funcionan mediante el uso de un generador para producir una corriente alterna que crea un campo eléctrico a través de la piel. El campo eléctrico cambia la polaridad millones de veces por segundo, provocando un cambio en la orientación de las partículas cargadas dentro del campo eléctrico. Es la resistencia del tejido a este movimiento de partículas lo que genera calor en la piel. Por lo tanto, el calor se genera por la resistencia de la piel al flujo de corriente dentro de un campo eléctrico.

La profundidad del calentamiento depende de varios factores, incluida la disposición de los electrodos (es decir, monopolar o bipolar), el tipo de tejido que sirve como medio de conducción (es decir, grasa, sangre, piel), y la frecuencia de la corriente eléctrica aplicada.

La disposición de los electrodos en un dispositivo de RF puede ser monopolar o bipolar. Ambos crean diferentes campos electromagnéticos, sin embargo, la interacción de la energía con el tejido objetivo es similar. En un sistema monopolar, la corriente eléctrica pasa a través de un único electrodo en el mango aplicador, a una almohadilla de conexión a tierra. Sin un enfriamiento adecuado de la superficie, hay una alta densidad de potencia cerca de la superficie del electrodo y una penetración de potencia profunda. Si el operador no tiene cuidado, esto puede generar problemas de seguridad, como quemaduras o sobrecalentamiento y altos niveles de dolor. En un sistema bipolar, la corriente eléctrica pasa entre dos electrodos a una distancia fija sobre la piel. La ventaja de este es que hay una distribución de corriente más controlada 11-13.

Los efectos de la RF se basan en el calentamiento suave de las fibras de colágeno y elastina, que pueden conducir a la contracción del colágeno y al engrosamiento dérmico, mejorando así la firmeza y elasticidad de la piel; alcanzando su punto máximo durante un período de 3 a 6 meses. Está asociada con pocas complicaciones y efectos adversos, al tiempo que permite un tiempo de recuperación rápido.

Actualmente hay dispositivos de RF monopolar, bipolar y combinados con energía óptica. Entre las RF más recientes, se destacan los dispositivos que suministran energía de RF de manera fraccionada.

Las tecnologías más utilizadas en la actualidad, para lograr un efecto lifting, son la RF bipolar y la RF fraccionada.

Radiofrecuencia bipolar

Los dispositivos de RF bipolar transportan energía a través de dos electrodos, negativo (cátodo) y positivo (ánodo) con una distancia fija, mientras que ambos electrodos están en contacto con la piel. De esta manera, la propagación de la corriente eléctrica de RF está limitada por el área entre electrodos. El cálculo de la profundidad de penetración de la energía de RF en un sistema bipolar es la mitad de la distancia entre los electrodos. La profundidad teórica es de aproximadamente 2 mm. La principal ventaja de una configuración bipolar es que la corriente de RF dentro del tejido tiene una distribución controlada que está limitada por la distancia entre los dos electrodos.

El efecto logrado es un cambio conformacional en la estructura y la longitud del colágeno y también puede inducir una respuesta de los fibroblastos para la remodelación a largo plazo del colágeno.

Radiofrecuencia fraccionada

Hay dos formas de entregar RF fraccional. Mientras que algunos dispositivos usan electrodos, otros usan una matriz de microagujas, dispuestas en pares entre los cuales se suministra energía de RF bipolar 22. La energía de RF fluye entre cada par de electrodos o agujas de carga positiva y negativa para que cada par forme un circuito cerrado de corriente de RF bipolar. El área de piel, directamente en contacto, con la matriz de microagujas o electrodos se calienta selectivamente, produciendo lesiones térmicas mientras que el resto del tejido permanece intacto.

Las lesiones térmicas estimulan una respuesta de curación, con remodelación dérmica y neocolagenogénesis. Mientras que las áreas no afectadas mantienen inicialmente la integridad de la piel pero, a largo plazo, sirven como un reservorio de células que promueven y aceleran la cicatrización de heridas.

Los dispositivos RF fraccionada son una modalidad segura, tolerable y efectiva para la reducción de arrugas y laxitud facial y se asocian con menos tiempo de inactividad y menos efectos secundarios.

Ultrasonido

Otra alternativa no quirúrgica para el rejuvenecimiento facial es la terapia con ultrasonido focalizado de alta intensidad (HIFU), utilizado también con un tratamiento para tumores sólidos, benignos y malignos, que no se extirpan quirúrgicamente.

Los dispositivos HIFU utilizan una energía de ultrasonido menor para tratar las capas superficiales de la piel 28. Sin embargo, es capaz de calentar el tejido a más de 60° C 29, de manera controlada y enfocada, produciendo una lesión térmica que conduce a un daño celular y necrosis focal, iniciando una cascada inflamatoria que culmina en la remodelación del tejido.

HIFU está diseñado y configurado para producir microlesiones térmicas en la dermis y subdermis, mientras se conservan la epidermis y el tejido intermedio entre las lesiones. La profundidad de la lesión se determina por la frecuencia; las ondas de frecuencia más alta producen una lesión focal baja y las ondas de frecuencia más baja tienen una mayor penetración para producir lesión térmica focal en las capas más profundas. Actúa en tres niveles de profundidad mediante 3 transductores: DS 4-4.5 (que actúa a 4.5 mm y se dirige a los tejidos subdérmicos, incluido el sistema musculoaponeurótico superficial o SMAS), DS 7-3.0 (que apunta a dermis reticular, a una profundidad de 3 mm) y DS 10-1.5 (con una profundidad de 1.5 mm, se dirige a dermis superior).

Esto da como resultado el engrosamiento y el acortamiento de las fibras de colágeno, una mayor tensión de la piel (debido a las propiedades termo-elásticas del colágeno). Además, se inicia una respuesta de curación de la microlesión térmica, lo que resulta en la formación de nuevo colágeno, que proporciona mayor tensión de la piel a largo plazo.

Se ha demostrado que el dispositivo es seguro, siendo los efectos secundarios más comunes eritema transitorio y edema. Sus principales ventajas son: el tiempo limitado de curación posterior a su aplicación, la capacidad de regresar al trabajo o los compromisos sociales y el menor riesgo de eventos adversos que con el rejuvenecimiento cutáneo ablativo o quirúrgico.

Las aplicaciones futuras y las áreas actuales de investigación para HIFU incluyen la orientación a estructuras anexas para el tratamiento del acné, rosácea e hiperhidrosis, así como ampliar su uso para aumentar la tensión de la piel corporal.

Luz pulsada intensa

Durante la última década, los dispositivos basados ​​en la luz se han convertido en una modalidad común para tratar una amplia variedad de afecciones cutáneas, lesiones vasculares, lesiones pigmentadas, depilación, acné y fotorejuvenecimiento.

La luz pulsada intensa (IPL) es la emisión de luz policromática incoherente de alta intensidad de manera pulsada; el principio básico de su funcionamiento es la “fototermólisis selectiva” que se basa en la absorción de la luz por los cromóforos presentes en la piel (agua, melanina y hemoglobina); se transfiere energía a estos cromóforos, lo que genera calor y -como consecuencia- la destrucción de las estructuras, con un daño mínimo al tejido sano circundante.

La hipótesis de la reducción de arrugas y líneas de expresión por IPL se basa en la teoría de la contracción de las fibras de colágeno inducida por el calor. La evaluación histológica de la piel fotoenvejecida tratada con IPL prueba esta teoría, ya que se ha encontrado la estimulación de los fibroblastos, síntesis y reorganización de las fibras de colágeno y de elastina; en comparación con las biopsias previas al tratamiento. Las longitudes de onda que consiguen estos efectos son las comprendidas en el rango de 515-1200 nm. Las longitudes de onda más largas son absorbidas por el agua de la dermis, desencadenando una reacción mediada por citoquinas que estimulan la síntesis de neocolágeno: y las longitudes de onda más cortas son absorbidas por la melanina y la oxihemoglobina presentes en los trastornos de pigmentación y telangiectasias asociados al proceso de envejecimiento. Por lo tanto, se consiguen mejorar todos los elementos visibles del envejecimiento (arrugas finas, laxitud, telangiectasias, pigmentación irregular) 46; y el tratamiento recibe el nombre de  “fotorejuvenecimiento no ablativo o no invasivo”  de la piel.

El fotorejuvenecimiento con IPL es seguro, efectivo, predecible y es un procedimiento de tiempo de inactividad mínimo; con la ventaja de tener escasos efectos secundarios y altos niveles de confort para el paciente.

Nuevas Publicaciones

August 11, 2020
Aparatología Para Tratamientos Faciales

El envejecimiento de la piel implica una disminución de varias actividades metabólicas...

Lic. Leonardo Fernandez

Responsable de Capacitación
August 11, 2020
¿Cómo tratar la cicatriz de aumento de mama?

Te contamos algunos tips con el fin de favorecer la correcta cicatrización tras la operación...

Lic. Leonardo Fernandez

Responsable de Capacitación
August 11, 2020
Cómo afecta la alimentación en la piel

La piel puede sufrir cambios que la conduzcan a múltiples alteraciones.

Lic. Leonardo Fernandez

Responsable de Capacitación
may 14, 2013
Conocé los tipos de piel

4 diferentes categorías de piel que se utilizan entre los profesionales de la estética

Lic. Leonardo Fernandez

Responsable de Capacitación
may 14, 2013
Prevení el envejecimiento facial en 5 simples pasos

Tratamientos para mejorar el estado de la piel facial de forma efectiva y sostenible.

Lic. Leonardo Fernandez

Responsable de Capacitación
may 14, 2013
Cómo tratar las arrugas, estrías y cicatrices

Tratamientos estéticos comunes para tratar las arrugas, estrías y cicatrices...

Lic. Leonardo Fernandez

Responsable de Capacitación

¡Uníte a la comunidad de medicina estética avanzada más grande de Latinoamérica!

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.